PÁGINAS

27 de agosto de 2012

Descubren un compuesto que aumenta la eficacia de las vacunas para la gripe y el VIH



Investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, han descubierto un nuevo adyuvante que podría incrementar "en gran medida" el efecto de algunas vacunas como las de la gripe, el VIH y el herpes, según los resultados de un estudio realizado en ratones que publica la revista 'Nature Biotechnology'.

Los adyuvantes son compuestos utilizados en las vacunas para estimular y mejorar la respuesta inmune del organismo y conseguir una mejor protección contra la infección.

La mayoría de vacunas incluyen un adyuvante en su composición, siendo el más común el alumbre, cuya potencia sin embargo ha sido muy cuestionada, de ahí que se esté trabajando en la búsqueda de nuevos adyuvantes "que permitan una respuesta inmune más adecuada", ha explicado  el profesor Quentin Sattentau, autor del estudio.

En este sentido, Sattentau y su equipo observaron que el 'PEI', un polímero estándar de uso frecuente en genética y biología celular, tiene fuerte actividad adyuvante.

   Para corroborar su eficacia, seleccionaron un grupo de ratones a los que les administraron una única dosis de una vacuna contra la gripe incluyendo PEI a través de una gota nasal. Gracias a ello, consiguieron una mejora notable con respecto a los ratones que recibieron la vacuna contra la gripe sin dicho adyuvante.

"Por el momento no se había conseguido una protección completa contra la gripe tras una única inmunización, ni siquiera en ratones", ha explicado este experto, que asegura que este hecho es "una prueba del potencial de dicho adyuvante".

Asimismo, también comprobaron esta mejor respuesta inmune cuando se utilizó este adyuvante en una vacuna con una proteína del VIH y otra para el virus del herpes.

Estas vacunas son algunas de las más difíciles de desarrollar ya que, en el caso del VIH o la gripe, los virus son capaces de cambiar y evolucionar para escapar de la respuesta inmune estimulada por las vacunas, lo que en el caso de la gripe obliga cada año a una reformulación para mejorar la protección.

Otra ventaja ofrecida por este adyuvante es su potencial para vacunas mucosas, tomadas por la nariz o la boca, que permiten evitar el dolor y el trauma que conlleva el tradicional pinchazo.

Los investigadores también han probado su eficacia en conejos y el siguiente paso será hacerlo en hurones, un modelo animal que permite estudiar mejor la gripe y dará pistas de cuánto puede durar la protección.

De hecho, los propios investigadores admiten que deberán pasar al menos un par de años hasta que se pueda usar este adyuvante en humanos.

Fuente: EUROPA PRESS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada